Plasma rico en plaquetas (prp)

En muchas situaciones, con una simple extracción de la propia sangre del paciente y un procesamiento adecuado, podemos conseguir moléculas que estimulan el crecimiento óseo, mejorando así el resultado de los injertos.